El Transbordador del Niágara

Recientemente, gracias a Amio Cajander, he tenido conocimiento de una serie de libros sobre ingeniería, estructuras y arquitectura que con gran acierto mantiene en libre descarga la Fundación Esteyco. Entre todos ellos, hay uno que me ha gustado especialmente, sobre todo porque trata de uno de esos personajes de la historia de la técnica española que más han visitado TecOb1, el insigne Leonardo Torres Quevedo, ingeniero y matemático, pionero de la automática e informática, la aerostación y los sistemas de control remoto. Se trata de:

Entorno de Leonardo Torres Quevedo y el Transbordador del Niágara
Javier Rui-Wamba y Fernando Sáenz Ridruejo
Madrid, 1995. Edición en castellano, con 104 páginas y 68 ilustraciones.
Versión en PDF

Además de repasarse la biografía de este genial creador de máquinas, la obra se centra en el Spanish Aerocar o, lo que es igual, el Transbordador del Niágara. Sobre el tema, escribí hace tiempo2:

Impresionantes fueron los modelos teledirigidos de Torres Quevedo, sus máquinas automáticas y calculadoras analógicas o sus dirigibles, pero si hay una obra que puede erigirse en ejemplo de su inventiva, no se dude que el transbordador aéreo que atraviesa las cercanías de las Cataratas del Niágara es su mayor joya. Fue inaugurado en 1916, pero sigue funcionando hoy día, lo que demuestra la fiabilidad y el buen hacer del ingeniero cántabro. Leonardo había recorrido un gran trecho intelectual desde que en 1887 construyera su primer modelo de transbordador, capaz de salvar un desnivel de cuarenta metros y con cerca de doscientos metros de recorrido. Con tal primitivo aparato de tracción animal experimentó su sistema de sostenimiento por medio de múltiples cables, una idea que lograba aumentar la seguridad de los transbordadores, con lo que su empleo para el transporte de personas mejoró mucho. Con varias patentes sobre el mismo sistema, que perfeccionó una y otra vez, fue presentando la idea por toda Europa. No es que recibiera mucha atención, incluso fue objeto de burla por parte de la prensa suiza, pero su perseverancia logró dar vida al transbordador del Monte Ulía en San Sebastián. El ingenio era tan seguro que, incluso aunque alguno de los cables de soporte se rompiera, la máquina conseguiría transportar su carga sin problemas. Fue, precisamente, su sobresaliente nivel de seguridad lo que logró hacer que recibiera el encargo más famoso de su vida. Las máquinas de cálculo analógico y los sistemas de radiocontrol que ideó son científicamente más importantes, pero no cabe duda que el transbordador del Niágara constituye su diseño más conocido. La vieja máquina logra sortear una distancia de casi seiscientos metros sobre las aguas cercanas a las cataratas con una elegancia sin igual y, lo que es más sorprendente, esta atracción turística sigue funcionando sin que nunca haya sufrido percances de importancia en sus más de noventa años de existencia.

img

¿Acaso hacen falta más motivos para, en caso de hallarnos cerca de las famosas cataratas, ir a visitar tan sorprendente invento?
__________
1 Véase en TecOb, por ejemplo: El otro Leonardo (Texto pendiente de mejora estilística, como la mayor parte de los artículos de la primera versión de TecOb.)
2 Fragmento de mi artículo: Leonardo Torres Quevedo, genio universal. Historia de Iberia Vieja, Noviembre de 2007.

Para más información sobre Leonardo Torres Quevedo:
www.torresquevedo.org

Más información sobre el Transbordador:
Images database: Spanish Aero Car
Niagara Falls: Spanish Aerocar
Whirlpool Aero Car
Map of the Niagara Falls area


3 Comentarios

30.07.08

Gracias por la referencia !

Ya ves, estaba tan embelesado con el libro de los puentes que se me pasó este.

Menos mal que nada escapa a tu revisión.

(y, como tantas otras cosas de Torres Quevedo, de obsoleto nada, funcionando y bien)

04.08.08

Para conocer mas sobre torres quevedo escuchad el monografico que Jesús Callejo y Carlos Canales le dedicaron en el programa “La rosa de los vientos”; en las web dedicadas al programa, 32 rumbos por ejemplo, seguro que lo encontrais.

Cuanto echo de menos a Juán Antonio Cebrián.
Magnífico blog, Alejandro.

[…] Leonardo Torres Quevedo, uno de los más insignes inventores de la historia española, ha visitado TecOb en numerosas ocasiones. Razones para repasar su biografía una y otra vez pueden darse muchas, puesto que se trató de una fecunda y apasionante vida, pero sin duda lo más atractivo aquí son sus patentes y artilugios, como el Transbordador del Niágara, que mencioné hace poco tiempo. Además de grandes inventos dedicados al transporte, como vehículos aéreos, transbordadores y similares, Leonardo dedicó gran parte de su vida a crear máquinas antecesoras de nuestra tecnología actual, como calculadoras electromecánicas, sistemas de control remoto y, no menos curiosos, pequeños inventos para facilitar la docencia. Un ejemplo de esta última clase lo encontraremos en su patente española número 116770, bajo el título Puntero proyectable. Se trata de un invento olvidado, obsoleto si se quiere decir así, que durmió bajo la sombra de otras patentes mucho más afamadas, pero que constituye un ejemplo perfecto de ingenio e inspiración aplicados a la mecánica. Como antecesor de nuestros punteros láser, el Puntero proyectable de Torres Quevedo, que data de 1930, permitía a quien lo manejara, apuntar con detalle cualquier porción de una transparencia durante una conferencia o clase sin tener que ocupar parte del campo de visión de los asistentes ni emitir molestas sombras sobre la pantalla de proyección. […]

Escribe un comentario

* Nombre, E-mail y comentario son requeridos.
(Tu correo no aparecerá publicado.)

Te encuentras en Tecnología Obsoleta,
blog editado por Alejandro Polanco Masa. Cofundador de Arbotante, Glyphos y Maptorian. Autor de Herejes de la Ciencia, Crononautas y El viaje de Argos.



Eruditio inter prospera ornamentum inter adversa refugium - Laercio.

Contactar

Alejandro Polanco Masa

Patrocinado por

Digital vector maps

Archivos

Categorías