Litio, manía y un error afortunado

imgLos conocidos como trastornos afectivos, o de humor, constituyen un verdadero infierno para quienes los padecen. Los enfermos con trastorno bipolar pasan por fases de euforia, manía, que puede ser incluso graciosa cuando es leve, hipomanía, pero por lo general supone episodios peligrosos para la persona, pues la actividad física y mental del maníaco puede llegar a poner en peligro su vida. Los episodios de manía, que suelen ser breves pero intensos, se alternan con graves fases depresivas. Actualmente uno de los fármacos para controlar los desórdenes bipolares que más éxito tiene es el catión litio, Li+, presentado de diversas formas. Ciertamente, el litio se ha convertido en la salvación de muchas personas que, sin su ingesta, serían completamente desgraciadas. Ahora bien, el mecanismo neuroquímico por el cual el litio logra combatir un trastorno bipolar, es desconocido. Se supone que puede sobreexcitar ciertos receptores neuronales o alterar de alguna forma los mecanismos bioquímicos relacionados con el sodio, aunque todo esto no son más que teorías.

La historia del descubrimiento de la acción terapéutica del litio es bastante extraña. Se trata de uno de esos casos en los que un error lleva a un logro que ha ayudado y ayuda a miles de personas a superar o, cuando menos, a paliar tan terribles dolencias. El litio actúa contra la condición maníaca de una manera asombrosa porque, al contrario que los neurolépticos, no produce sedación ni torna un estado eufórico en depresión. Simplemente, el litio, combate la manía para lograr un equilibrio mental que, en gran número de ocasiones, puede calificarse de plena normalidad. Ante un fármaco tan importante uno puede esperar su origen en un grupo de eminentes sabios o incluso haber sido fruto de una inversión millonaria por parte de una multinacional de la industria farmacéutica. Nada más lejos de la realidad, de hecho, las farmacéuticas no parecieron mostrar ningún interés por el litio cuando se demostró su demoledora acción contra la manía, sobre todo porque al tratarse de un elemento químico, no era patentable, con lo que los beneficios del producto no eran esperanzadores. Por ello, desde que se descubrió y se confirmó la acción terapéutica del litio, hasta que se comercializó a gran escala, pasaron bastantes años.

Bien, dicho lo anterior, habrá que poner nombre al descubridor. No podemos encontrar al “padre” de la terapia con litio entre los grupos citados, no trabajaba en una gran farmacéutica, ni siquiera era muy conocido en el ámbito científico. El doctor John Frederick Joseph Cade fue un psiquiatra australiano que logró dar con el “milagro” capaz de combatir la manía en 1948, en una época en la que la “moda” implicaba tratamientos como la terapia electroconvulsiva, o electroshock, y lobotomías. El doctor Cade decidió administrar litio a pacientes maníacos por decisión propia, tras una serie de experimentos bastante extraños y, hasta cierto punto, erróneos. Desde la primera vez que puso en marcha el tratamiento con litio en humanos, se puso de manifiesto que la idea era correcta, funcionaba, no se sabía ni se conoce la razón, pero lo cierto es que se trata de un fármaco sorprendente.

Cade trabajaba en una pequeña clínica psiquiátrica en los años cuarenta. Según su teoría, la manía era producida por alguna substancia tóxica, había algo en el ambiente, en la alimentación o en el propio cuerpo del paciente que “envenenaba” al mismo. Por otra parte, pensó que si el producto tóxico dañaba al cerebro, muy posiblemente podría localizarse en la orina del paciente. No contaba con un laboratorio bien preparado, pero se las ingenió para poner en marcha una serie de experimentos con los que poder descubrir la supuesta toxina. Recogió orina de pacientes maníacos, esquizofrénicos y de personas sanas que servirían de grupo de control. Inyectando la orina en cobayas, algunos de los animales de experimentación murieron. Por alguna razón, a Cade le pareció que la orina procedente de los enfermos era más tóxica. A falta de material de análisis adecuado para identificar al supuesto tóxico, no se le ocurrió otra cosa al psiquiatra australiano que ir probando inyecciones de substancias conocidas de la orina común, como la urea. El resultado, logicamente, fue la muerte de los animales del experimento. Además, no parecía que la concentración de urea en la orina de los pacientes fuera diferente a la de los “donantes” normales. Ante un resultado así, lo más lógico hubiera sido detener los experimentos y probar con otra hipótesis. Sin embargo, Cade no se olvidó de su primera idea y, modificando el experimento, pensó en alguna substancia que podría modificar la toxicidad de la urea, aunque ésta se encontrara en concentraciones normales en la orina.

Al doctor se le iluminó el cerebro cuando pensó en otro compuesto de la orina, el ácido úrico, como modificador de la toxididad de la urea. El problema al poner en marcha el experimento fue que el ácido úrico es de muy difícil disolución, con lo que inyectarlo en los animales se convertía en algo problemático. Forzando más la situación, buscó algo que facilitara la disolución del ácido úrico, encontrando que el litio se convertía en la herramienta ideal. Bien, había llegado la hora de inyectar la mezcla. Los cobayas reaccionaron de forma curiosa, parecían “calmados”. El urato de litio no sólo hizo que la toxicidad de la urea disminuyera, sino que parecía inducir un estado de calma muy prometedor. ¿Qué había causado tal resultado? Sólo había dos respuestas, o bien era el ácido úrico o el litio. Para lograr una respuesta, Cade inyectó a los animales carbonato de litio. El resultado fue el mismo, los cobayas se “tranquilizaron”. Exultante, pensando haber logrado un resultado importante, pasó de forma sorprendente a inyectar carbonato de litio a sus pacientes maníacos. En pocos días, logró mejoras nunca antes vistas, confirmándose así que el litio supone un arma vital a la hora de luchar contra la manía.

Parece la historia de un éxito monumental, la lucha de un solo hombre tras una idea. Sí, en cierto modo puede verse de esa forma. Lo curioso es que la orina de los enfermos de trastornos afectivos es completamente normal, no hay ningún tóxico que dañe su cerebro y, para colmo, el litio no calma a los cobayas, simplemente los atontece, así que la teoría de Cade no tenía ningún tipo de soporte en el mundo real. Sencillamente, la casualidad, hizo que el litio fuera un buen agente capaz de facilitar la disolución del ácido úrico, cosa que llevó al descubrimiento del fármaco más potente jamás conocido contra la manía.

_____________
Más información: Drogas y cerebro. Solomon Snyder. Biblioteca Scientific American, Prensa Científica. Barcelona, 1996.
Imagen: Australian Dictionary of Biography.


13 Comentarios

25.03.08

Litio, manía y un error afortunado

[c&p] La historia del descubrimiento de la acción terapéutica del litio es bastante extraña. Se trata de uno de esos casos en los que un error lleva a un logro que ha ayudado y ayuda a miles de personas a superar o, cuando menos, a paliar tan te…

26.03.08

Actualmente siguen sin saber porqué funciona el litio aunque se sigue usando en los enfermos. Yo, por suerte, no tengo que tomarlo, porque los efectos secundarios no son maravillosos. Aunque no atonte.

26.03.08

La disciplina y el trabajo están sobrevalorados, detras de un gran descubrimiento hay siempre ENORMES dosis de ‘serendipity’ (pure luck in discovering things you were not looking for). O sea, chamba.
http://www.teachingtools.com/Slinky/serendipity.html

29.03.08

jh: Picasso decía algo así como “cuando me venga a visitar la inspiración, que me encuentre trabajando”. Así que, efectivamente, puede haber “suerte” detrás de muchos descubrimientos, pero es el estar trabajando lo que hace que la suerte te pueda alcanzar.

05.07.08

Estimados señores: Hace tiempo que vengo leyendo artículos sobre las bondades del litio en los transtornos maníaco-depresivos, pero me sorprende que ningún psiquiatra lo adpte. Yo tengo una hija de 45 años que tuvo ya varios intentos de suicidio y además mi esposa sufre de esquizofrenia desde muy temprana edad, aunque posiblemente su mal sea también el síndrome bipolar. Le agradecería me indique qué dosis sería prudente para comenzar con una prueba. Muchas gracias

10.07.08

por que se tiene que utilizar el litio si dicen que es malo, porque aparece en las personas, cuales son los sintomas que se presentan cuando esta mal del litio

30.10.08

Tengo un hijo de 34 años con Retardacion Mental. Su psiquiatra ha probado todos los medicamentos desde los mas antiguos hasta los mas modernos y parece que nada le da resultados. Jamas ella nos ha hablado del litio como una alternativa. El siempre esta de mal humor, se torna bastante agresivo tanto con la familia como con el mismo. Mi esposo y yo hacermos todo lo posible porque sea feliz, pero no logramos mucho. Esta todo el tiempo hablando incoerencias, y tiene demasiadas manias, que lo van llevando a perder el control. Que me aconsejan sobre el caso de mi hijo y si esta terapia podria ser apropiada para el.

30.10.08

#Sara Martinez: Ante todo, tenga en cuenta que este es un blog divulgativo, no pueden hacerse aquí ningún tipo de recomendaciones médicas. Sólo un médico, en consulta directa y personal, puede emitir el tipo de valoraciones que plantea.

[...] Litio, manía y un error afortunado http://www.alpoma.net/tecob/?p=869 # [...]

[...] Litio, manía y un error afortunado http://www.alpoma.net/tecob/?p=869 # [...]

14.01.09

Muchas gracias por contestarme, aunque no me sirvio de mucho, ya que he recorrido muchos psiquiatrias con mi hijo, y ninguno me ha recomendado el litio como alternativa.

28.03.09

Hola, hace muchísimos años que estoy inactivo y con terrible sufrimiento psíquico (manías y inseguridad, nervioso e irascible, sin concentracion, ansiedad) y físico (tensión muscular constante y cansancio grande + vértigos y sin dormir).

He tenido ganas de suicidio y alguna locura he hecho .

No había ningun diagnóstico de los innumerables psiquiatras y médicos que he ido. Me he hecho un análisis de litio con un néurologo nuevo y me ha salido que no tengo nada de litio, y dicen que es esencial para el cerebro.

Todos los médicos que voy consultando, ahora que lo he descubierto, me van diciendo que esto es muy bueno y que me voy a curar (tomo Plenur hace casi 2 meses y aun no noto nada). Algun psiquiatra le hablado de lo mío y no reconoce su importancia, ya véis!! y ninguno me habló nunca del litio…
Estoy con el apoyo de mi madre pero nadie más, y aguantar este dolor solo cuesta por la incomprension añadida que hay de mi rara enfermedad y además no hay ninguna asociación donde puedas apoyarte o hacer relaciones.

Desconfio hasta de esto del litio que pinta tan bien (solo por la depresion que tengo). He probado muchas terapias y después de 2 décadas luchando llegas aqui sin ánimos o sin resistencia. Pero bueno…a ver que pasa.

Un saludo

02.02.11

Hola a tod@s, veo que estos comentarios son antiguos, pero por si a alguien puede ayudar, les cuento. Yo soy “enferma” de trastorno bipolar. Dicen que estamos predispuestos por herencia. A mi me broto porque se me juntaron muchisimos problemas de indole familiar (suele ser lo mas comun). La carga, tan pesada, sin ayuda de nadie, me fue sumiendo en una depresion muy profunda…asi hasta que mi mente no pudo mas. Tambien es muy importante reseñar, que dicen que suele pasar cuando tenemos grandes cambios de conciencia; en mi caso, asi fue. Estuve hospitalizada, y desde entonces tomo litio y pastillas para la tiroides (me la enfermo el litio). El cerebro (segun me dijeron), no tiene litio, pero, aun no se sabe por qué va bien para estabilizar el animo.
Llevo como enferma casi 11 años, hago una vida, diriamos “asocial”, debido a que la gente que me rodeaba no estuvo ni esta a la altura de las circunstancias. En estos años solo he tenido dos ingresos por descompensacion y otro porque deje de tomar el litio (queria ver si estaba curada) Soy una mujer que se siente, diria yo, feliz en un 70%, debido a mi vida interior (meditacion, buenas lecturas, ejercicio de pensamiento positivo etc) y estoy segura de que, de no ser asi, tendria ingresos hospitalarios cada año, como conozco muchos casos
…Es por si os puede ayudar….Un beso muy fuerte, M

Escribe un comentario

* Nombre, E-mail y comentario son requeridos.
(Tu correo no aparecerá publicado.)

Te encuentras en Tecnología Obsoleta,
blog editado por Alejandro Polanco Masa.

Cofundador de Arbotante, Glyphos y Maptorian. Redactor de Historia de Iberia Vieja y autor de Herejes de la Ciencia, Crononautas y El viaje de Argos.



Eruditio inter prospera ornamentum inter adversa refugium - Laercio.

Patrocinado por

Digital vector maps

Archivos

Categorías