[1948] Viajando a todo lujo en ala volante

Este fragmento de video me llamó la atención en cuanto lo vi allá por 2013 y me dije1: merece la pena comentarlo brevemente en TecOb. Y así, hasta hoy, cuando revisando la lista de posibles temas a tratar en el blog, me he vuelto a cruzar con él. No lo demoremos más y viajemos al año 1948. Antes de nada, aquí tenemos al protagonista principal de esta historia, que ya nos ha visitado en otras ocasiones, se trata de Jack Northrop.

John Northrop fotografiado en 1946 al tiempo del vuelo de una de sus naves de tipo “ala volante” en el Muroc Army Airfield. Imagen AirForce Mag. / Northrop Aircraft.

Cierto tipo de gigantesco pterosaurio dinosaurio volador ha sido llamado Quetzalcoatlus northropi en honor al viejo Jack, y todo porque su pasión por los aviones de tipo ala volante (sin cola) le motivó durante toda su vida. Hoy día el bombardero Northrop Grumman B-2 Spirit constituye el ejemplo más exitoso de aquel empeño. Pero durante mucho tiempo los diseños de ala volante de Northrop no llegaron muy lejos, y eso que allá a mediados de los años cuarenta se pensó que el futuro estaría plagado de naves de este tipo. El modelo más desarrollado de ala volante de ese tiempo fue el Northrop YB-49, dotado de propulsión a reacción, que se convirtió en toda una estrella, muy avanzado para su época pero también muy problemático.

El Northrop YB-49. Imagen U.S. Air Force.

El proyecto fue cancelado, no sin antes servir de inspiración para una película de Popular Science en la que se recreaba lo que sería la aviación comercial del futuro. Este fragmento de vídeo, de poco más de dos minutos, merece la pena ser disfrutado con todo su encanto “retro”. Incluye cómodas cabinas de observación en el ala volante, sistema de fijación de objetos por medio de electroimanes, lujos de todo tipo, pasillos amplios y hasta un bar. Y pienso, al ver la fantasía, ¿dónde quedó todo eso con las raquíticas dimensiones de las plazas en los aviones comerciales actuales? En fin, disfrutemos de lo imaginado por Northrop con este breve vídeo

1 Via: Smithsonian Magazine – Postwar Dreams of Flying in Style.



PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«



5 Comentarios

  1. josemi

    Que curioso! La verdad es que no imagino un ala volante de pasajeros

    Lo que descubrieron con horror en los años 40 es que estos aviones sin cola son muy inestables. El B-2 vuela por que el computador estabiliza artificialmente el aparato.

  2. Sergio Diaz

    El Quetzalcoatlus northropi era un pterosaurio que no un dinosaurio volador, aunque fue contemporaneo de los dinosaurios. Los autenticos dinosaurios voladores fueron y siguen siendo las aves.

  3. alpoma

    @Sergio: Muchas gracias por la aclaración. Corregido queda. 🙂

Deja un comentario