La chica halcón

imgCon este apodo, junto con el de la flecha humana, fue conocida Hélène Dutrieu y no faltaron razones para ello. El 26 de junio de 1961 fallecía en París esta aventurera sin igual, a la edad de 83 años. ¿Por qué afirmo que se trató de un personaje único? Muy sencillo, porque de pocas personas puede decirse que hayan sido campeones mundiales de ciclismo, pilotos de carreas automovilísticas y de motos, de avión, gestores de hospitales y servicios de emergencia, además de conductores de ambulancias en medio de los peligros de una cruel guerra y, por si fuera poco, con patentes de invención surgidas de su ingenio. ¿Quién ofrece más aventura? Hélène Dutrieu nació en 1877 en Bélgica y pronto demostró que su inquieto espíritu llevaría muy lejos su aparentemente frágil figura. A finales del siglo XIX logró todo tipo de éxitos ciclistas, como el récord mundial de distancia en una hora de 1895, o diversas pruebas de velocidad que le valieron el citado mote de la flecha humana. Hasta aquí podría tratarse del caso de un deportista de élite más, alguien que logra sobresalir en la disciplina de su elección, consiguiendo fama mundial. Pero no, Hélène era de ese tipo de personas que nunca están satisfechas con sus logros, siempre aspiraba a más y, he aquí lo más sobresaliente, no sólo se centró en un deporte o campo, sino que logró éxitos en todas aquellas disciplinas a las que se dedicó. ¿Imagina alguien hoy día a un ciclista de fama mundial que, sucesivamente, fuera capaz de convertirse en célebre piloto de motos y aviador? Naturalmente, los primeros años del siglo XX eran propicios para ver el nacimiento de este tipo de estrellas, pero eso no resta mérito a la audacia de Hélène porque, además, fue inventora.

img

Después de varios años recorriendo el mundo en prueba ciclistas, de automóviles y motos, y tras varios accidentes de los que salió milagrosamente viva, Hélène volvió la vista a los cielos. En 1908 se convirtió en piloto de pruebas con el modelo Santos-Dumont diseño número 19 Demoiselle (Señorita). Se estrelló en su primer vuelo, pero eso no detuvo su carrera aventurera y en 1910 se convirtió en la primera piloto femenina en volar con un pasajero y, al poco tiempo, fue la cuarta mujer en el mundo en lograr una licencia oficial de vuelo. De esos tiempos viene lo de chica halcón, capaz de causar escándalos, de sorprendente inocencia vistos hoy día, como cuando afirmó a la prensa que volaba sin vestir corsé, cosa que no gustó a sus contemporáneos. Posteriormente acumuló todo tipo de premios y récords, sobre todo relacionados con vuelos de larga duración y altitud. En 1912 se convirtió en la primera mujer en pilotar un hidroavión y en 1913 de fue concedido el privilegio de pertenecer a la Legión de Honor francesa. Eran tiempos alegres, en un mundo que cambiaba rápidamente, pero todo terminó en 1914. La Gran Guerra vio a Hélène convertida en intrépida conductora de ambulancias y en directora de un hospital de campaña en el que, además, se encargaba de organizar la operaciones de emergencia encaminadas a rescatar a soldados heridos en combate. Terminada la guerra decidió cambiar de aires, se casó con un francés en 1922 y se trabajó como periodista, además de ser presidenta de la sección femenina del Aero Club de Francia.

Por cierto, he aquí una de sus patentes, la estadounidense número 749.607, registrada en agosto de 1903 y otorgada a Hélène Dutrieu sobre un artilugio muy curioso para circuitos de carreras ciclistas.

img


5 Comentarios

28.05.09

Una persona realmente notable. Gracias por compartir su historia ^^

28.05.09

La chica halcón

[c&p] Hélène Dutrieu nació en 1877 en Bélgica y pronto demostró que su inquieto espíritu llevaría muy lejos su aparentemente frágil figura. A finales del siglo XIX logró todo tipo de éxitos ciclistas, como el récord mundial de distancia …

30.05.09

La chica halcón

Con este apodo, junto con el de la flecha humana, fue conocida Hélène Dutrieu y no faltaron razones para ello. El 26 de junio de 1961 fallecía en París esta aventurera sin igual, a la edad de 83 años. ¿Por qué afirmo que se trató de un personaj…

[...] Hace poco visitó TecOb la chica halcón, Hélène Dutrieu. Hoy le toca el turno a una contemporánea cuyos méritos no desmerecen, ni de lejos, los de la aventurera del aire e inventora citada. [...]

Escribe un comentario

* Nombre, E-mail y comentario son requeridos.
(Tu correo no aparecerá publicado.)

Te encuentras en Tecnología Obsoleta,
blog editado por Alejandro Polanco Masa.

Cofundador de Arbotante, Glyphos y Maptorian. Redactor de Historia de Iberia Vieja y autor de Herejes de la Ciencia, Crononautas y El viaje de Argos.



Eruditio inter prospera ornamentum inter adversa refugium - Laercio.

Patrocinado por

Digital vector maps

Archivos

Categorías