La arquitectura del poder

PortadaHe disfrutado con este libro, me ha encantado. En La arquitectura del poder, Deyan Sudjic repasa, a través de un número considerable de ejemplos, la tortuosa relación entre arquitectura y poder o, para ser más directo, cómo con dinero y poder se han encargado a arquitectos “mercenarios” todo tipo de engendros, algunos terroríficos, otros geniales. El arquitecto, como profesional, tiene que comer, necesita trabajar y, cómo no, quienes tienen dinero son los que encargan obras, ya sean estados, millonarios o grandes empresas. Buscar luego tintes morales o éticos al comportamiento de un arquitecto por aceptar encargos de genes poco “recomendables” es, en realidad, salirse del tiesto. La idea principal del libro se expresa, precisamente, de esta forma en su página postrera:

Sean cuales sean las intenciones del arquitecto, al final se encuentran con que lo que lo define no es su propia retórica, sino los impulsos que condujeron a los ricos y poderosos a contratar a arquitectos y a intentar dar forma al mundo.

Recuerdo que, en la primavera del 93, en el instituto donde cursaba bachillerato, se celebró una especie de semana cultural plagada de concursillos variados. Uno de aquellos concursos se centraba en el diseño de un edificio. Entusiasmado, rescaté para tal minucia varios dibujos e ideas que había tenido en años anteriores durante las clases de dibujo técnico y las mejoré detalladamente. Imagínense a un chaval de diecisiete años uniendo varios folios A4 con cinta adhesiva y trazando con pasión y tinta china lo que, al final, recibió uno de los premios. A decir de uno de los miembros del jurado, el logro de tal premio no tenía nada que ver con el detalle de los dibujos, ni tan siquiera con lo “avanzado” de la propuesta. No, decidieron que la “cosa” merecía un premio porque era tan rara que nadie la entendía. En aquel verano del 93 decidí ampliar aquel monstruo esférico suspendido sobre el suelo por medio de cuatro estructuras metálicas, dando forma a una ciudad imaginaria. Así, terminé por dibujar el plano de una megalópolis circular, con un rascacielos piramidal central que contenía esferas de cristal embutidas en su estructura y alcanzaba el kilómetro de altura, acompañado de vías para ferrocarriles de levitación magnética que surcaban la maraña de rascacielos compañeros del gran monstruo en el interior de larguísimos tubos de polímero transparente.

Tal locura no dejaba de tener su encanto aunque pronto comprendí que, en esto de las ciudades, lo mejor es alejarse de las locuras, por muy “chulas” que parecieran. Tomé conciencia de lo que la pasión constructora desmedida y fuera de razón puede llevar a cabo y, sobre todo, comprendí que si aquellas semanas hubiera tenido a mi disposición unos cuantos miles de millones de pesetas –de los euros no se hablaba mucho por entonces– hubiera llevado al mundo real alguna de aquellas bobadas sin sentido.

Hoy, tras leer el libro de Sudjic, me reafirmo en la idea de que tener mucho dinero y, a la vez, creerse todo un “arquitecto”, es cosa mala de verdad. El autor repasa la última centuria y los primeros años de nuestro siglo XXI saltando entre dictadores, magnates de la industria o presidentes democráticos con tendencias megalomaníacas, pintando un escenario que no podía ser más actual, sobre todo cuando vivimos ahora mismo la fiebre del rascacielos más alto en Asia, simplemente por tener un símbolo lo bastante grande como para colocar ciudades antes prácticamente desconocidas, en el mapa de los más extravagantes.

Lo vuelvo a repetir, he disfrutado leyendo el libro, sobre todo porque recorre escenarios que conozco y que, en gran parte, ya han visitado TecOb. Pero, hay algo que, para quien no tenga conocimiento de los proyectos mencionados, puede considerarse un grave error. Reconozco que, dado cómo está el asunto editorial, introducir fotografías hubiera resultado probablemente prohibitivo y, además, alguien podrá argumentar que, a fin de cuentas, todo el mundo puede buscar las referencias en San Google. Pero no, un libro sobre arquitectura que se precie debe contener imágenes. Por muy buena que sea la descripción de un monumento o de una ciudad, hay que pasar un rato contemplando “estampas”. Lamentablemente, en el libro no hay ni una sola fotografía, una pena.

Sirva este pequeño repaso, sobre algunos de los proyectos citados por Sudjic, para comprobar lo que el dinero y la falta de sentido común, además de locuras o simple vanidad, pueden llegar a realizar.

Prácticamente todos los dictadores que han existido, y existen, han tenido la manía de modelar sus “posesiones” a su gusto, generalmente con resultados patéticos. Es el caso de la demolición prevista por Hitler del viejo Berlín para dar paso a la megalomanía encarnada en su Germania, ciudad intimidante con cúpula imposible de tamaño descomunal incluida. El arquitecto encargado de tal estupidez fue Albert Speer, que no dudó en imaginar cualquier cosa que su amo le pidiera. El objetivo último de los edificios nazis, al igual que sucedió con los estalinistas, era meter miedo, nada más que eso, crear en el espectador tal sensación de indefensión ante el poderío del estado, del líder, que no quedara más remedio que bajar la guardia y arrodillarse mentalmente ante tanto muro de piedra que gritaba las bondades infinitas de Hitler, o Stalin. He aquí una imagen de la maqueta que Hitler tanto amaba sobre el proyecto Germania, que apenas comenzó cuando la guerra lo pausó para siempre.

Germania

Naturalmente, Stalin no podía quedarse atrás, he aquí su Palacio de los Soviets que, como en el caso anterior, no se materializó.

Palacio de los Soviets

En la China de Mao sucedía lo mismo y en prácticamente todas las dictaduras que hayan existido, desde la locura de Sadam por construir una megamezquita, a la pasión del Sha por convertir Teherán en una ciudad “moderna”. La cosa venía de lejos, los británicos quisieron reafirmar su “derecho” sobre la India planificando con cuidado la construcción de Nueva Delhi y, por poner sólo otro ejemplo, Kemal Atatürk logró su objetivo de reafirmar la identidad nacional de la nueva Turkía a través de la invención de una nueva capital, alejada de la milenaria Estambul, pensando en la lejana e interior Ankara para tal objetivo.

En la manía por buscar nuevas capitales, ya sea por gusto, por lograr reafirmar algún espírituo anímico de algún tipo o creyendo que así se podría conseguir algún objetivo económico o social, Brasilia es uno de los ejemplos más representativos. Surgida en mitad de la nada, impulsada por Juscelino Kubitschek e ideada por Oscar Niemeyer, a pesar de las críticas, se ha convertido en una capital que todo el mundo puede reconocer.

Brasilia

Es, precisamente, la creación de símbolos, una de las inspiraciones más fuertes que animan a los millonarios o poderosos a la hora de encargar construcciones, por lo general coartando la inventiva de los arquitectos e imponiendo características a los nuevos edificios que rozan lo imposible. La cuestión consiste en que uno sea recordado, como en el caso de las curiosas “bibliotecas” que cada presidente de los Estados Unidos se construye tras su mandato. O, también, lograr que un gobierno tenga un símbolo propio que exprese lo genial que ha sido su gestión. Porque, no se piense que en la cuestión megalómana arquitectónica sólo los dictadores o los magnates “locos” han dejado su huella. Las democracias de todo tipo han querido sumarse al asunto con ejemplos memorables y, también, patéticos. Que se lo digan a la infausta Cúpula del Milenio con la que Blair y su queridísimo neolaborismo pretendían pasar a la historia y que, actualmente, se pudre de asco, literalmente, olvidada por todos.

Cúpula del Milenio

¿Acaso alguien se acuerda de la Expo de Sevilla y ciertas promesas incumplidas del “glorioso” 92? O bien, si nos vamos a París, es imposible darse un paseo largo sin toparse con la megalomanía de Mitterrand, tan vistosa como, en muchos casos, poco práctica. Visítense, por ejemplo, el arco de La Defense o las Torres Tolbiac.

La Defense

Me alegro de no haber sigo un millonario en aquel verano del 93 porque, de otro modo, el mundo podría haber contemplado un adefesio más en forma de torre gigantesca o ciudad fantasmal de cristal y acero. De todas formas, siempre nos quedará Dubai


En esta misma categoría:

30 Comentarios

[...]    Leo en Tecnología Obsoleta lo siguiente, [...]

10.06.07

hombre, visto así, parece que de estas comuniones de dinero poder y arquitectos solo hayan salido cosas con resultados nefastos. Cuando, en realidad, la gran mayoría de las obras arquitectónicas de valor histórico que existen han sido construidas gracias a esta conjunción de factores, y sin esta conjunción, nunca se habrían podido dar, véase, la plaza San Pedro en Roma(locura de un Papa y genialidad de Bernini, que con el tiempo Mussolini se volvió a cargar), las remodelaciones de Paris de Haussman (que se cargo medio Paris con el beneplácito y la pasta de los gobernantes, pero si no hubiese sido por el, hoy no existirían los famosos boulevard-s de Paris), o la catedral de Saint Denis (otro cura pirado y pasta pa tirar, pero gracias a ellos comenzó el Gótico), la muralla china, o el Taj Majal, que habría sido aun mas magnifico si no hubiesen matado al que hizo posible la primera parte.

No se, el articulo esta muy bien, pero casi que falta “la otra parte”.

10.06.07

La idea era resaltar el lado megalómano y la tendencia a la intromisión en la labor de los arquitectos por parte de los “poderosos” en el siglo XX. Por supuesto que falta “la otra parte”, pero eso es otra historia. Gracias por tu comentario hansbrinker. :)

10.06.07

La Sagrada Familia es un cercano ejemplo en el tiempo y espacio de megalomania religiosa y personal…

10.06.07

es cosa mia o el Soviet tiene levantada la mano derecha???

Saludos! y enhorabuena por el blog

10.06.07

Esas personas “locas” que proyectan megalomanías yo lo veo muy bien. Otra cosa es que luego, en otros temas, resultan que son Stalin, Hitler o Mao.
Osea, que no estoy de acuerdo con:
“Tal locura no dejaba de tener su encanto aunque pronto comprendí que, en esto de las ciudades, lo mejor es alejarse de las locuras, por muy “chulas” que parecieran.”
Es bueno pensar, dibujar y crear cosas increibles o imposibles. Lo que pasa es que hay que tener EQUILIBRIO a la hora de plasmarlas en la realidad. Ni tanto ni tan calvo.

Por ejemplo, Julio Verne. La ingeniería está llena de proyectos igualmente “locos”.

Otra cosa, el promotor tiene mucho derecho a intervenir en el proyecto, que es su dinero el que se va a gastar (otra cosa es de dónde viene ese dinero). El arquitecto no es un escultor, ni un pintor… ni un ingeniero.
Osea que tampoco estoy del todo en acuerdo con que la idea de que el lado megalómano y la tendencia a la intromisión en la labor de los arquitectos por parte de los “poderosos” sea algo negativo. Tampoco estoy diciendo que se tenga que hacer lo que el promotor diga… es bastante complicado… equilibrio, equilibrio…

Y por último, yo creo que en todo esto hay cierto carácter del espíritu olímpico: “Citius, altius, fortius”. Y aquí es donde veo el atractivo y el caracter heroico de esos proyectos. A mí me encanta el Bujr Dubai:

http://www.burjdubai.com/

Un saludo.

PD.- Alpoma, ese edificio esférico de tu concurso del instituto… ¿Conoces a Ledoux y su casa para los guardas agrícolas? ¿o el Cenotafio a Newton de Boullée? Creo recordar que ya he leido algo de ellos en tu bitácora.

10.06.07

#Juan: Sí, es la mano derecha, no te equivocas.

#Q: Naturalmente, lo importante es el equilibrio y los promotores deben dar sus ideas pero sin pasarse, que esa era la cuestión, el guardar ciertos límites. Por ejemplo, ahí tienes el famoso hotel piramidal gigante nunca terminado de la capital norcoreana. Con respecto a mis viejos bocetos, sí, guardaban cierto parecido con las ideas de Boullée, pero la cosa era mucho más exagerada en tamaño, con gigantescas esferas semitransparentes elevadas sobre el suelo a través de soportes metálicos. A ver si encuentro alguno de aquellos dibujillos y lo coloco a modo de comentario aunque, la verdad, eran patéticos. :)

11.06.07

Todo dictador lleva un pequeño faraon en su interior.

Por cierto, se te ha olvidado el valle de los caidos :-)

11.06.07

Os dejo un texto de Tom Sharpe, de su novela ” Lo peor de cada casa ” :

” – Quiero que sea un monumento al éxito que he obtenido en la vida – le había dicho al primer arquitecto que contrató -. Y no he llegado adonde estoy siendo amable y mojigato.

Pero el viejo rechazó el proyecto.
- Dije una casa, no una maldita prisión – recordó -. Y quiero torres y torretas y ventanas con vidrios emplomados y un gran mirador donde pueda sentarme a fumar mi pipa. Además …, ¿ dónde están los cuartos de baño ?

El arquitecto, que ya se había dado cuenta de ello, se marchó con los planos y añadió torres y torretas, vidrieras emplomadas y un amplio mirador; luego puso cuartos de baño en todos los dormitorios. Pero ni aún así se dio por satisfecho « El Negro » Midden.
- ¿ Donde están esas columnas en la fachada como las que tienen en Grecia ? – preguntó – ¿ Y las gárgolas ?
- ¿ Columnas y gárgolas ? – repitió abatido el arquitecto. Sabía que tenía que vérselas con un cliente difícil, pero aquello era demasiado – ¿ Quiere que ponga columnas y gárgolas ?
- Eso es lo que he dicho y lo que deseo.
- Pero no son cosas que puedan casar. Quiero decir que … – protestó el arquitecto, devoto seguidor de Charles Mackintosh.
- Lo sé. No soy un maldito necio.- replicó resueltamente « El Negro » Midden -. Las columnas sirven para soportar el frontón de la casa, y las gárgolas para evacuar el agua de lluvia de los canalones.
- Si usted se empeña .. – se plegó el arquitecto, que necesitaba el dinero pero también estaba empezando a considerar el daño que infligiría a su reputación aquel espantoso edificio -. Sin embargo, hay un pequeño problema con el mirador. Quiero decir, que lo habrá si desea pegar columnas y, también, un mirador en la fachada.
- Pues sí – insistió « El Negro » Midden -. Es asunto suyo resolver los problemas. Y no se le ocurra colocar las columnas delante del mirador : quiero poder sentarme allí y disfrutar de la vista; no voy a consentir que un montón de condenadas columnas me la tapen. Póngalas detrás.
El arquitecto se había ido y había pasado dos semanas al borde de un colapso nervioso, tratando desesperadamente de encontrar la forma de satisfacer las peticiones de aquel terrible cliente. Al final elaboró un diseño que contó con la aprobación del viejo. The Middenhall, pues, tenía gárgolas y vidrieras emplomadas. Cada dormitorio disponía de su propio cuarto de baño, las columnas quedaban detrás del amplio mirador, y había todas las torres y torretas, balcones y galería imaginables. Nada hacía juego con nada, y todos los elementos eran descomunales y, por lo mismo, desproporcionados. « El Negro » Midden estaba encantado, … “

11.06.07

A raíz del tema de arquitectos… no sé porqué recuerdo una peli titulada “El Manantial” de King Vidor (1949). El protagonista es un arquitecto. Mmm extraña asociación de ideas. :-)

11.06.07

Ops! mi comentario anterior cayó entre el spam. Quizás por poner un enlace. :(

11.06.07

Arreglado queda corsaria… el filtro antispam es demasiado riguroso. ;)

11.06.07

No es presisamente sobre la arquitectura del poder, pero al leer el tema me hizo recordar a la arquitecta japonesa Itsuko Hasegawa. En las obras de Hasegawa se percibe una especie de realidad alternativa, una segunda naturaleza, arboles de metal y flores de cristal.

11.06.07

Lo prometido, aquí están algunos de los bocetos iniciales. No he encontrado ninguno de los últimos, que estaban mucho mejor, pero para hacerse una idea creo que sirven.

CTG´93

11.06.07

buenos dibujos, si señor, eres todo un megalomano, ja ja ja

me recuerdan en parte a una ciudad-piramide, que recuerdo si al final se va a construir o no, una megaconstrucción que acogerá a 750.000 personas y que se construiría sobre la bahía de Tokio. Os dejo una parte de un reportaje sobre esta superciudad http://www.youtube.com/watch?v=vfsoBAT27pA.

12.06.07

En mi trabajo no se trata con proyectos megalómanos, ni con estructuras futuristas. Estamos un poco más “a ras de suelo”. Trabajo en la Gerencia de Urbanismo de un pueblo de la costa española de simple y raso administrativo. La verdad es que el mundo de la arquitectura y el urbanismo es apasionante aunque bastante complicado y que no suele dejar satisfacciones personales a corto plazo. Cada día parecemos equilibristas intentando encontrar las perspectivas de negocio de los promotores (que es básicamente lo que buscan), el interés general de los vecinos del término (aunque a veces pasen de hacer efectivo dicho interés) y las interminables y numerosas normativas de obligado cumplimiento.

13.06.07

No puedo estar de acuerdo con dos ejemplos que has incluido en “locuras arquitectonicas” El de Atatürk o del Sha.
Lo erroneo del planteamiento es trasladar el concepto “occidental” al mundo oriental sin solucion de transito, pero pretender ciudades modernas, avanzadas y racionales no era en absoluto una megalomania. Los ejemplos mas claros de “racionalidad” (entrecomillo aproposito) y arquitectura avanzada en la epoca de cada uno de los susodichos son los de el canon occidental.
Atatürk chocó con la mentalidad oriental del pueblo en su intento de occidentalizar su milenaria capital. Creó barrios enteros de corte europeo, similares a las de las gran capitales del viejo continente. Barrios que no tenian nada que envidiar a sus homologos del oeste. La realidad es que al poco tiempo, estos bellos edificios habian sido “transformados” por sus moradores convirtiendose en edificios de fachada europea con interiores de uso arabe. Esto despoja de significado gran parte de la concepción de un edificio. No debemos olvidar que la arquitectura no solo es crear fachadas. El diseño y distribución de sus espacios interiores y el conjunto con el exterior es lo que da sentido a la obra.
Particularmente, la Turkia de Atatürk y la Persia de Reza Pahlevi son dos intentos, uno fallido y otro nonato, de hacer avanzar una sociedad a golpe de decreto. Es una manera erronea pero bienintencionada.
Junto con el malogrado y maltratado Libano (La Suiza de oriente) son posiblemente los mejores amagos de hacer avanzar sociedades estancadas. A la vista está que en el mejor de los casos, fué un fallido experimento, en el peor los “barbaros” destruyeron completamente tal avance.
Arquitectonicos y cosmicos saludos.

15.06.07

Pues a mí, la Volkshalle de Speer siempre me ha gustado: es un híbrido bastardo entre el Panteón romano y un palacio estelar de Star Wars que no deja de tener su encanto…seguro que algún día la acaban construyendo en Dubai en alguna de esas islas artificiales con forma de palmera ;-)

[...] Torre del agua emergiendo sobre el soto de Ranillas La arquitectura del poder [Tecnología Obsoleta] En el nombre de la Expo Hasta aquí llega la Expo « EL POLEN NUESTRO DE CADA DÍA   ZOOCORIA » [...]

21.06.07

Nah, Dubai con cuatro bombas la retornamos a la edad media :D

Gracias por la recomendacion, el libro se lo regalaré a mi hermana que esta estudiando arquitectura. Pero yo tb me lo leere, quiza antes que ella :S.

salu2

13.08.07

Acabo de sacar el libro de la biblioteca publica y me viene muy bien leer tu comentario.
Aqui en España el poder lo tiene el Corte Ingles, que es el que ha diseñado y diseña muchos de nuestros espacios urbanos.

02.09.07

Realmente apasionante la lectura del libro. Por cierto Sarkozy ha nombrado asesor economico al derrochador del banco Europeo que se creó en Inglaterra.
Me ha encantado que critique al holandes Rem Koolhass por trabajar para el gobierno chino en la construcción de la Torre de Televisión, realizando arquitectura para uno de los regimenes más represores del mundo.

07.09.07

me parece una maravilla( es grandiosamente expectacular quien no quisiera ir a dubai)

15.10.07

EN NUESTRO PAIS LOS “MONUMENTOS” DICTATORIALES, ESTADIOS, AUTOPISTAS, GUARNICIONES, CARCELES, SIRVIERON EN EPOCA DE LA DICTADURA PARA BLANQUEAR FONDOS DEMOSTRAR PODER Y EN VARIOS CASOS ENTERRAR LOS CUERPOS DE GENTE DESAPARECIDA, LO FARAONICO DE LOS DICTADORES ES SU AMBICION DE PODER ETERNO, NO LA ARQUITECTURA QUE PRACTICAN
Pablo ARQUITECTURA LA PLATA (ARG)

27.12.07

Estimados:Espero que aun sea tiempo de dar mi opinion
1. A Julio Besiga, ese trozo de escrito, me parece exelente ejercicio, para recordar el papel del Arquitecto en su vida Laboral. Un profe nos decia, que la obra de Arquitectura depende del 50% del Arquitecto y un 50% del mandante. Entre estos porcentajes se debate nuestra acion creativa. Parece obvio pero ante el problema uno se da cuenta que no es tanto. Como no imponer nuestra obsecion y como que no nos impongan lo que solicitan, !!esa es la cuestion!!!
2. Para Alpoma, creo que exageras al justificar tanto lo “malo” que son tus dibujos, de verdad que he visto cientos de ellos, soy profe en la universidad, imaginate que muchos son de verdad muy poco logrado, los tuyos son bastante buenos en cuanto a su volumetria. Cuando explicaste como eran antes de mostrar los dibujos me los imagine ultimos!!! Gracias por que tuve que desarrollar mi imaginacion.
3. Sobre la Arquitectura del Poder, creo que mas que la “voladura” de un Rico, un Dictador, un Democrata u otros, este tipo de Arquitectura tiene que ver con las aspiraciones mas profundas de los grupos humanos a travez de la historia. Esta es concretada, por estos personajes pero son actos Sociales, donde a travez de todo el tiempo tratan de demostrar PODER,
las propùestas de Hitler, Stalin, Faraones, Reyes, Mrs. President., Iglesias y otros, son Obras historicas que dejaron huella, como las Piramides, los Zigurats, los Rascacielos, los templos griegos, etc. En muchas de ellas la participacion masiva de personas no eran en calidad de Esclavos, u obligados a hacerlo. Tambien el orgullo que sentian sobre estas obras son parecidas entre si. Como sienten la Torre Eifel, los Rascacielos, Piramides y otros edificios que los grupos sociales se identifican con su presencia Simbolica que a la larga vienen a identificar al gurpo. En este contexto hay que leer esta Arquitectura.

27.12.07

#Tavo: Muchas gracias por tu opinión. :)

30.03.09

no me gusta la cupula q qeria acer hitler ! nada nada…

06.05.09

ola alpoma tus diseños me interesan demasiado, no se te haga raro qque piedas llecar a ver en un futuro estos edificios levantaods en una gran ciudad y ademas estoy en busca de diseños para poder realzar el proyecto que tengo en mente al igual yo tengo un diseño pero lo que siempre he querido diseñar un edificio esferico gracias si te quieres hacer mi amiga mi correo es gberick@hotmail.com chau.

[...] Relacionado en TecOb: La arquitectura del poder. [...]

[...] referenciando dos buenas reseñas que podéis encontrar en el blog Islas y Territorio, y en el blog Tecnología Obsoleta. También recomiendo, gracias a Ethel Baraona, el número 6 de la revista Volume, titulado [...]

Escribe un comentario

* Nombre, E-mail y comentario son requeridos.
(Tu correo no aparecerá publicado.)


Te encuentras en Tecnología Obsoleta,
blog editado por Alejandro Polanco Masa.


Mis libros

Nikola Tesla en tu iPad

Patrocinado por

Digital vector maps

Archivos

Categorías

Suscríbete por e-mail