Interludios musicales (PSB & Nikkei)

Quiero hoy compartir con los lectores de TecOb dos sugerencias musicales. En esta ocasión no me referiré a obras de música clásica. Tal y como he repetido en muchas ocasiones en este blog, entre mis variadas y hasta antagónicas preferencias musicales, destada un grupo británico: Pet Shop Boys. No es muy conocido que, lejos de sus discos pop, Neil Tennant y Chris Lowe han realizado a lo largo del último cuarto de siglo experimentos musicales sobresalientes, entre los que destaca una banda sonora para el clásico del cine El acorazado Potemkin, toda una atrevida visión musical entre los sonidos electrónicos más actuales y las texturas orquestales más exquisitas. También realizaron un musical, Closer to heaven y, uniendo la pasión visual con el musical, no cabe extrañar que ahora su nueva apuesta sea un ballet. Todavía no está en Spotify, así que en cuanto salió a la venta, descargué de iTunes los 21 números y el libreto que componen la música de The most incredible thing.

psb_ballet

Se tata de un ballet basado en un cuento de Hans Christian Andersen que se representa estos días en el londinense Sadler’s Wells. Del ballet, con coreografía de Javier de Frutos, no puedo decir apenas nada porque no he podido disfrutarlo pero de la música me atrevo a lanzar algunas pinceladas. Realmente nunca he entendido cómo con palabras puede describirse siquiera mínimamente una obra musical, más allá de lo que sean aspectos formales o de estructura, por lo que cualquier cosa que comente a continuación será torpe de necesidad. El día 15 descargué la música y por la noche escuché el ballet completo. Realmente no me esperaba algo así, es diferente a cualquier otra obra anterior de Pet Shop Boys, aunque guarda mucha relación de parentesco con Potemkin. Necesité escuchar la obra con atención al menos en tres ocasiones a lo largo de varias noches para empezar a tener un contacto íntimo con ella. Desde luego, no se trata de pop de consumo rápido, necesita esfuerzo para captar las sutilezas que contiene y, además, se percibe claramente que es una obra realizada para ser disfrutada en conjunción con el propio ballet, por lo que la simple audición queda algo vacía. Y, sin embargo, cuanto más me adentraba en sus texturas sonoras, más me ha ido fascinando.

Se trata de una compleja colección de números musicales enlazados para formar una “sinfonía” electrónica y, a la vez, orquestal con pasajes realmente innovadores. La voz de Tennant apenas aparece en uno de los números, el resto es experimentación musical sin contemplaciones, arriesgada y, sobre todo, apasionada. Quien guste del pop efímero se aburrirá con esta obra pero me atrevo a afirmar que quien se encuentre más cerca de la música contemporánea en su sentido más “académico” del término será quien realmente va a valorar lo que esta apuesta sonora desea mostrar.

*****

En segundo término, he aquí algo completamente diferente. Se trata de Nikkei, un grupo musical de Guardo, mi pueblo, que merece la pena ser descubierto. Os presento su último vídeo y, de paso, os invito a conocer su música. :-)


En esta misma categoría:

Un comentario

25.03.11

nivelazo en el norte de castilla!

Escribe un comentario

* Nombre, E-mail y comentario son requeridos.
(Tu correo no aparecerá publicado.)


Te encuentras en Tecnología Obsoleta,
blog editado por Alejandro Polanco Masa.


Mis libros

Nikola Tesla en tu iPad

Patrocinado por

Digital vector maps

Archivos

Categorías

Suscríbete por e-mail