Mundos imaginarios, mundos posibles

LemHoy ha fallecido Stanislaw Lem, un mago de la Ciencia Ficción. He dejado una pequeña nota en Genciencia y, además, otros han escrito buenas letras acerca de su obra, así que deseo, además de recordar al maestro polaco, dirigiar a quien desee saber algo más sobre su figura, al artículo que la wikipedia en español le tiene dedicado, no está nada mal para comenzar a saber de su obra o, en el caso de conocerla, un buen momento para retomarla.

Siguiendo en la línea de anteriores artículos, creo que es hora de reflexionar un poco más sobre la Ciencia Ficción, generalmente denostada pero fuente de muchas brillantes ideas. La literatura de ciencia ficción no es considerada, en general, como una cosa seria. Mucho menos lo es el cine de ciencia ficción, heredero directo las narraciones que durante casi un siglo intentan ofrecer futuros alternativos, ideas sobre tecnologías asombrosas y un sin fin de emociones tomando como base los descubrimientos de la ciencia. Realmente, la mayoría de la ciencia ficción escrita en todos los tiempos no es más que basura, como también ocurre a la mayoría de lo que se ha escrito sobre cualquier cosa. Queda, sin embargo, un remanente de obras con una calidad literaria muy estimable que plantean asuntos de un interés indudable, adelantándose a las tendencias de su tiempo.

La literatura de ciencia ficción es una literatura de ideas. Ha sido útil para introducir al mundo del conocimiento científico a muchas generaciones. Ha mostrado caminos muy válidos por los que después la sociedad ha circulado. Muchos de los posteriores desarrollos tecnológicos o teóricos de la ciencia fueron anticipados por los menospreciados escritores de ciencia ficción. La propia ciencia nunca ha tenido mucha estima por estos paladines de la imaginación documentada, siendo muchos de ellos científicos, algunos de fama mundial, desde Fred Hoyle a Carl Sagan.

En numerosas ocasiones, cuando una idea es muy nueva o pudiera ser conflictiva, la forma en la que se presenta es la de narración de ciencia ficción. Al ocuparse de los posibles caminos que traerá el desarrollo de las ciencias, esta literatura, o por lo menos su porción con calidad, ha sido y continua siendo de gran utilidad en la prospección de nuestros límites. Pero, ¿qué es realmente la ciencia ficción? Se han pronunciado muchas y muy variadas definiciones de la misma. A mí me parece ciertamente útil la que pertenece al editor británico David Pringle. Según él: ciencia ficción es una forma narrativa fantástica que explota las perspectivas imaginativas de la ciencia moderna. La mayoría de las ideas proporcionadas en la ciencia ficción nunca se harán realidad, porque en su gran mayoría tienen una base científica nula. Otras sí han conseguido anticipaciones sorprendentes, al extrapolar nuevos conocimientos científicos a un futuro cercano.

Dentro de la ciencia ficción se suelen difererenciar dos corrientes predominantes. Una es más sociológica y humanística. Generalmente escrita por personas alejadas del mundo de la ciencia profesional. Se centra en los posibles modelos de sociedades para el futuro, los conflictos humanos, las relaciones psicológicas entre los personajes, el ¿qué sucedería si…? cambiando sucesos del pasado, entrando en contacto con extraterrestres u otras dimensiones, jugando con el espacio y el tiempo…

ClarkeEl otro gran segmento, el la llamada ciencia ficción hard, está escrita en general por científicos o por escritores con una sólida formación en ciencias. La tecnología o la ciencia son su base. Suele tener una base teórica muy amplia, con descripciones detalladas de máquinas, vehículos o ideas aplicadas. Los mejores ejemplos del género combinan de forma magistral ingredientes de las dos tendencias. Como máximo representante del segmento hard tenemos a Arthur C. Clarke, célebre entre otros trabajos por ser el autor de El Centinela, relato breve que se utilizó como base para realizar la célebre película 2001, una Odisea del Espacio. Clarke es el autor de una de las “profecías” más sorprendentes de la ciencia ficción.

En un número de 1945 de Wireless World y en algunos de sus relatos de los años cincuenta, describió el concepto de satélite artificial, fijando los parámetros de las órbitas geoestacionarias y dibujando con detalle muchas de las utilidades de las que ahora hacemos uso a diario a través de esos ingenios espaciales. Y lo hizo muchos años antes de que se pusiera en órbita el primer satélite artificial, por todo esto ahora, a la órbita geoestacionaria, también se la llama órbita Clarke. El interés de este escritor británico por la ciencia, y sus aplicaciones futuras, le ha llevado a redactar sus tres famosas leyes, a modo de un Newton o un Asimov. Estas son las tres interesantes leyes de Clarke, ampliamente conocidas por los aficionados:

–> Cuando un distinguido y anciano científico dice que algo es posible, lo más seguro es que tenga razón. Pero, cuando el mismo científico dice que algo es imposible, lo más probable es que esté equivocado.
–> La única forma de descubrir los límites de lo posible, es dar un paso en el terreno de lo imposible.
–> Toda tecnología suficientemente avanzada, es indistinguible de la magia.

La buena ciencia ficción es un acicate para la imaginación de todos los lectores que se consideren verdaderamente inteligentes y sensibles, abiertos a las infinitas posibilidades imaginables propuestas por arriesgados obreros del pensamiento libre. El siglo XX ha sido el de la explosión de las mil y una ideas en torno a la ciencia ficción. Pero la cuestión viene de muy antiguo. Ya en Grecia y Roma antiguas estaban de moda las narraciones fantásticas que hablaban sobre imperios lunares y seres terribles venidos de los cielos. Kepler, uno de los padres de la ciencia, también utilizaba aproximaciones fantásticas como elementos didáctico-lúdicos, con los que explicar cuestiones astronómicas. Sucumbieron a la delicia de expresarse en los términos de la ficción próxima a la ciencia, grandes figuras del conocimiento occidental como Voltaire, grandes poetas como Poe, narradoras magistrales como Mary Shelley, creadora del inquietante Frankenstein. Julio Verne y H.G. Wells, a finales del siglo XIX, pusieron unos fuertes cimientos para construir las innumerables historias que ha dado la ciencia ficción del siglo pasado.

El caso del citado Voltaire, con su novela Micromégas, junto con la famosa Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, son muy curiosos como ejemplo de anticipación ¿causal? describiendo la existencia de dos satélites en Marte, hecho comprobado largo tiempo después. Muchos científicos decidieron serlo gracias al influjo que las historias de ciencia ficción tuvieron en su juventud, algo muy de agradecer a un género literario tan marginal, muchas veces sin ningún atisbo de calidad, pero con joyas que brillan como mil soles en el firmamento de las letras.


En esta misma categoría:

14 Comentarios

28.03.06

Será que es mi ojito derecho, pero echo de menos a Assimov.

28.03.06

Gran perdida la de Stanislaw Lem, todavia tengo sus “fabulas de robots” grabadas en mi memoria, ojala que estos recuerdos animen a mucha gente a leerle porque merece mucho la pena…

28.03.06

Lem, uno de los grandes escritores. Lastima que no sea tan famoso como otros escritores. Un adios, a este cachondo, que sabia escribir buenos relatos de ciencia ficcion de forma tan amena.

28.03.06

Otra aportación de la ciencia ficción a la ciencia

“El concepto de los multiversos surgió en la década de los sesentas, de la obra de escritores de ciencia ficción como Michael Moorcock, que utilizó términos como universos o mundos paralelos.”

La NASA admite la posibilidad de que existan universos múltiples

28.03.06

[...] Murió hoy Stanislaw Lem, uno de los Grandes de la Sci-Fi y autor de obras clave como Ciberíada o Solaris, entre otros, a la edad de 84 años en su Polonia natal. Otro más que nos deja… descanse en paz! Extenso artículo al respecto y con consideraciones teóricas sobre la ciencia ficción en Tecnología Obsoleta. [...]

30.03.06

Ah! Lem con sus neologismos era tan divertido como enigmático, ¿cómo olvidar a Trurl y Claupacio construyendo los inventos mas increíbles e inútiles? Es una verdadera lástima, pero no importa ya que queda inmortalizado en sus escritos, y como en Retorno de las Estrellas nuestos hijos lo conocerán mucho tiempo después, ya que el mundo haya cambiado…

Por cierto que acabo de encontrar tu blog por casualidad y me ha gustado mucho.
Saludos.

30.03.06

Lem un genio. Solaris me gusto particularmente y hay un cuento de 1970 aproximadamente de donde sospecho que sacaron la idea de Matrix…

Para ddaa: Los idea de universos paralelo no nace de la ficción. El primero en postularlo fue el físico Hugh Everett en 1957 como una explicación a la mecánica cuantica.

http://en.wikipedia.org/wiki/Many-worlds_interpretation

01.04.06

Lem y Tarkovski son los culpables de que tenga hoy cientos de libros de cienciaficcion en mi biblioteca.
Parece como si me hubieras leido el pensamiento en cuanto a la cienciaficcion X-D

05.06.06

y q hay de tolkien????

04.08.06

Me encanta la SF y mi favorito sigue y seguirá siendo Isaac Assimov. ¡Insuperable! Mis respetos para el resto de los escritores de éste y demás géneros literarios.

13.07.07

En realidad la ciencia ficción es una buena literatura porque precisamente es la que abre el inmenso mundo de la imaginación a los niños y jóvenes.
¿ Qué sería de los humanos sin fantasía y sin sueños ?
Muchas veces los escritores de ciencia ficción quedan para siempre en la memoria de los adultos porque ellos fueron las primeras lecturas de sus vidas como adolescentes .
Por ejemplo, si le preguntas a muchas personas por nombres de escritores de la literatura seria , estos
muchas veces no son ni conocidos ni recordados, mueren con el paso del tiempo.
Sin embargo al preguntar por Julio Verne, la inmensa mayoria de todos lo recuerdan y tienen de él juicios muy valederos agradables desde la infancia.

Gracias por tu artìculo. Estoy trabajando en mi tesis sobre mundos posibles en el cine, con énfasis en un conjunto de películas recientes parientes de La Casa del Lago de Agresti. Sugerencias welcome!
Soy una gran admiradora de Lem. Asimov y los hermanos Strugatski (Boris y Arkady). Encuentro que la SCI-FI rusa es sumamente poética y me fascina su interés psicológico por sobre el tecnològico, aún en Suma Tecnológica de Lem.
¿Recuerdan su cuento sobre los ozarks donde se definía a la humanidad en términos de capacidad de sacrificio?(muy Tarkovski y muy Dostoievski, por cierto)
Feedback please!

06.08.07

me gustaria sber : ¿ Por qué las leyes de Newton están obsoletas ?

06.08.07

Están “obsoletas” porque fueron superadas por la relatividad general. Sobre el tema, puedes leer algo en este enlace: http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_general_de_la_relatividad

Escribe un comentario

* Nombre, E-mail y comentario son requeridos.
(Tu correo no aparecerá publicado.)


Te encuentras en Tecnología Obsoleta,
blog editado por Alejandro Polanco Masa.


Mis libros

Nikola Tesla en tu iPad

Patrocinado por

Digital vector maps

Archivos

Categorías

Suscríbete por e-mail