Blanco paracaídas

Antes de continuar, obsérvese la siguiente imagen.

img
Fuente: Chemical Heritage Foundation.

La fotografía, de 1947, nos muestra a Patricia Ann Smith, vistiendo su traje de novia, que ella misma confeccionó. Si nos fijamos bien en el vestido, veremos que no se aleja de lo común en la época, pero guardaba una peculiaridad que lo hacía especial. A Patricia, comprar el material para dar forma a su vestido apenas le costó unos pocos dólares. Hoy, este vestido está destinado a formar parte del museo de la Chemical Heritage Foundation, en Filadelfia. ¿Y qué gracia tiene el dichoso traje? Para entenderlo, habrá que mirar un poco hacia atrás en la historia de la química.

El material citado es naylon o, mejor dicho, nailon, pues en castellano ésta es su forma aceptada. Originalmente, las piezas de “tela” sintética de nailon empleadas para realizar este traje, y muchos otros, no fueron fabricadas para vestir, sino que su destino se encontraba en una función menos agradable. Cuando Japón se hizo con el control de gran parte de China, y la Segunda Guerra Mundial estaba a punto de comenzar, los paracaídas fabricados para el ejército de los Estados Unidos, tal como sucedía en otros países, se realizaban con seda procedente de oriente. El conflicto con Japón cortó el flujo de seda hacia América. ¿Cómo fabricar paracaídas en esas condiciones? Aquí es donde la química industrial, como tantas otras veces, aportó la solución. La compañía DuPont fue quien propuso el empleo del nailon como substituto de la seda para fabricar paracaídas y otro tipo de material militar.

El nailon es un polímero de grupo de las poliamidas patentado originalmente por Wallace Carothers a mediados de los años 30 del pasado siglo. El nuevo material sorprendió por sus características. Como fibra es excepcional, no se arruga, es elástica y muy resistente, así que, cuando la Du Pont decidió dar salida comercial al invento, en forma de todo tipo de prendas de vestir, sobre todo medias para mujeres, se despertó la locura. Por fin un producto barato y resistente podía competir con las fibras naturales, sobre todo la seda. La alegría duró poco y las medias de nailon se convirtieron pronto en un objeto de deseo no disponible en tiendas. La razón de ello hay que encontrarla en los paracaídas y otros materiales de guerra. Con el conflicto en marcha y sin seda en los almacenes, casi todo el nailon producido por Du Pont pasó a destinarse a la fabricación de paracaídas, dejándose las medias para mejores tiempos. Fue una empleada de una fábrica de paracaídas, Adelaide Gray, que había sido en sus tiempos mozos aventurera en un circo aéreo, quien probó por primera vez un paracaídas fabricado con nailon, con gran éxito.

Terminada la guerra, las fábricas de paracaídas se encontraron con que sus almacenes se encontraban repletos de nailon. ¿Para qué podría emplearse? Aunque ideado y cortado para dar forma a paracaídas, durante años los excedentes de nailon pasaron a formar parte del ajuar de muchas mujeres, como la feliz Patricia, que encontró en el nailon de paracaídas el material ideal para su vestido de boda. Así, antes de la llegada de la era de las fibras sintéticas, muchas prendas femeninas fueron confeccionadas con tela de paracaídas, fabricada con nailon, como el ejemplo que aparece en la siguiente imagen.

img
Fuente: Chemical Heritage Foundation.



PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«



12 Comentarios

  1. amio cajander

    Blanco y radiante !!
    Magnifico post

  2. Jesus

    Siempre habia pensado que el nombre en ingles era “Nylon” y que provenia de las ciudades de New York (NY) y London (LON). No se si lo he leido en algun sitio o me lo he inventado ¿?
    En cualquier caso, felicidades por la entrada, me ha gustado.

    Saludos.

  3. alpoma

    #Jesus: En efecto, nylon es el original en inglés, de hecho se trata de una marca comercial. Desconozco por qué la RAE sólo admite nailon para el castellano. Con respecto al origen del nombre, hay varias versiones. Por ejemplo, en la Wikipedia puedes encontrar algunas:

    Etimología

    Se cree que su nombre es un juego de palabras, haciendo referencia a NY (Nueva York) y Lon (Londres), dos ciudades que conjugadas en idioma inglés dan como resultado NyLon, ya que lo descubrirían dos investigadores que vivían uno en cada ciudad.

    Según John W. Eckelberry (DuPont)[cita requerida], “nyl” es una sílaba elegida al azar y “on” es en inglés un sufijo de muchas fibras.

    Otra versión dice que el nombre debería haber sido “no-run”, indicando que las medias hechas por este material no se rompían con facilidad pero por razones jurídicas fue cambiado a Nylon.

    Otra leyenda atribuye el nombre a abreviaciones de exclamaciones como “Now You Lousy Old Nipponese” (o “Now You Look Old Nippon”o “Now You Loose Old Nippon”) en contra de los japoneses al tratarse de un sustituto de la seda que se había importado de China ocupada por los japoneses en la Segunda Guerra Mundial.

  4. MªPaz Brugos

    Hola, encontré tu blog, por casualidad y me ha encantado.Con tu permiso, seré una lectora más.

    Saludos

  5. alpoma

    #MªPaz: Adelante, estás en tu casa. Gracias por leerme. 🙂

  6. manu

    Alejandro, ya que eres sabio y capaz, a ver si tú sabes encontrara la respuesta a una pregunta que me he hecho siempre, y es por qué los paracaídas eran claros cuando en los lanzamientos, muchas veces nocturnos, constituían “un blanco perfecto” para las armas enemigas.

    ¿no serían más razonables paracaídas oscuros?

    Es una pregunta sé que quizá algo chorra pero que no dejo de hacerme.

    Gracias por tantos ratos Alejandro.

  7. alpoma

    #manu: Lo de sabio y capaz… me parece que es todo lo contrario. En fin, veamos un poco el asunto. Actualmente hay paracaídas de todos los colores, y hasta formas. El camuflaje lleva empleándose en ellos desde hace mucho. Otra cosa es que, por razones económicas, cuando se necesitaban grandes contingentes de paracaídas destinados a saltos multitudinarios, como los paralelos a un desembarco, se optara por mantener el color del material original. En esos casos de saltos masivos, generalmente a baja altura, el color no creo que presentara ventaja adicional alguna y sí un coste añadido. No obstante, los paracaídas para soldados sí solían ser oscuros, o cuando menos dotados de tonalidades pálidas “sucias”. Los paracaídas para cargas, por lo general, eran blancos. También había ocasiones en que eran de colores, dependiendo el color del tipo de carga que se lanzara.

  8. Esther

    Parece una muñeca rusa el post y los comentarios, vas descubriendo curiosidades ocultas a medida que lees…:-)

    Lo de las medias es todo un clásico. No hace tanto se “cogían” los puntos de media, es decir, se reparaban las carreras. Zurzidos de última generación, vamos. Eso da una idea del inmenso valor que tenían…

  9. Reb

    qué interesante! paracaidas de seda? eso sí que sería interesante de aprovechar!

  10. david

    En la serie de televisión Hermanos de Sangre , hacen referencia a este asunto del nylon como material para un traje de novia.

    Uno de los protagonistas guarda el paracaídas con el que salta en Normandia hasta el fin del Guerra para enviárselo a su novia

  11. juliana

    es uno de los protagonisras de esa historia=)=(;p_______________________________

Deja un comentario